Madera de Lenga Nativa 🌳


¿Qué madera usamos?

Como sabrás, una de nuestras consignas es trabajar con materias primas de origen nacional, para rescatar nuestro valor local y de esta manera potenciarnos entre todos.

Una de las materias primas que más más aprecio con los que trabajo, es esta madera, la Lenga. Y la valoro aún más ya que detrás de cada argolla fabricada en nuestros juegos, hay un artesano con un oficio casi extinto en nuestro país que es un "Argollero".

El argollero se dedicada de manera artesanal y detallada a la fabricación exclusiva de piezas de argollas, creadas de forma manual y con sus técnicas heredadas de generación en generación, de artesano a artesano, de carpintero a carpintero, y solo ocupa esta preciosa y de excelente calidad madera de Lenga.

¡Te puedo decir que cada argolla que ves en nuestros juegos es una joyita de madera que verás de manera exclusiva solo algunas veces en tu vida, si es que la ves!

Y te puedo contar también que es una madera de muy buena calidad, compacta y resistente, resistente a rayones y golpes, ideal para el uso en juegos de primera infancia. Es por estas características que buscamos usar este tipo de maderas que nos brinden seguridad y certeza de que te entregaremos un producto de excelente calidad.

 

Un poco sobre ella... 

La madera de lenga es un producto originario de la cordillera patagónica que posee alta calidad, facilidad para trabajarla y un uso sumamente amplio. Extraída de los bosques de Tierra del Fuego a través de un manejo forestal responsable, autorizado y certificado, es una especie nativa que crece exclusivamente en el sur de Argentina y Chile, y considerada una de las maderas más buscadas por su durabilidad, resistencia y sustentabilidad.

La lenga, roble de Tierra del Fuego, haya austral o roble blanco, (Nothofagus pumilio), es un árbol de la familia de las Nothofagaceae. Es una especie representativa del bosque andino patagónico del sur de Argentina y de Chile. Habita en el sur de la cordillera de Los Andes, en suelos volcánicos en las laderas de las montañas.

 

 


Dejar un comentario