Sobre mí


 

                       

Si tengo que empezar por alguna parte para contarte todo esto, recuerdo mi infancia. Recuerdo alucinar con los colores, la vida que ellos me transmitían. Cuando pintaba con lápices de palo, scprito, o pastel,  quería tenerlos todos juntos, mirarlos y poder viajar a un mundo aparte para mí, a mi mundo sutil y de fantasía. Tengo la suerte de recordar muchos espacios y momentos de conexión, y sentirme plena y feliz en este mundo imaginario. Luego fui creciendo y me desconecté un poco de estas sesiones de mundos de colores y fantasías, pero de alguna forma siempre estuve ligada a ello

Aunque siempre viví en Santiago, estuve mucho en contacto con la naturaleza, mis padres siempre me llevaron a actividades al aire libre: parques, plazas, cerros y lugares naturalesDesde niña me sentí siempre tan  tranquila cuando me conectaba con la naturaleza, contenida y acogida, un vínculo que me hizo amarla respetarla, y admirarla por sobre todo.

Estudié una carrera ligada al área artística, soy Diseñadora de Ambientes de profesión. Aunque no era exactamente lo que me llenaba,  fui buscando mediante este canal, conocerme y volver a ese lugar creativo que tuve en la infancia que me hizo sentir tan feliz y conectada conmigo, qué momentos tan lindos y puros, viviendo siempre en el presente, en cada instante,  llenos de magia e imaginación!

Salí de mi carrera y emprendí con mi negocio de restauración de muebles en Canadá durante un año, luego me vine a Chile seguir trabajando en ello. Trabajé durante cinco años, aprendí mucho sobre la madera, cómo tratarla, cómo tocarla y trabajarla con esa suavidad única que da este material tan noble. Reciclar y reutilizar siempre estuvo presente en mí, y en aportar en mi visión creativa con productos que pudiésemos volver a darles vida. Cuidar de nuestro planeta, aportando con mi granito de arena.

En este restaurar también estuvo presente el trabajo con colores: ahí volví a crear con pinturas, logrando volver a ese mágico mundo.

La vida da vueltas, y tuve que dejar mi negocio de restauración.

Fui madre y llego a mi vida mi máxima inspiración y mi conexión total con la vida. Mi hijo Dante, con su fuerza creadora y luchadora, me hizo reinventarme. Entre las ganas de luchar y salir adelante, vino la ola creativa y la necesidad de darle juegos con conciencia, amigables con nuestro planeta, y entregarle un mundo lleno de imaginación y vida, una conexión real.

Así nació el primer Gimnasio que le hice a mi hijo , fue pura magia, ni yo sé cómo llegaron todos esos elementos a mis manos, fue como estar en un estado de trance en que algo me guío directamente a este lugar. Y así recordé lo feliz que fui en mi infancia llenándome de colores y vida, que esa etapa es lo más importante que tenemos, desde ahí somos los seres que somos hoy en día.

Pude juntar estos anhelos y toda mi experiencia en la madera y la carpintería, por mi trabajo anterior de restauración. En este camino encontré las mejores materias primas, personas con un oficio hermoso, que crean piezas en maderas nativas hechas completamente a mano con un cuidado y amor que pocas veces podemos encontrar en estos tiempos. Personas con las que trabajo que aportan con cada talento diferente, con una dedicación y amor real, en la confección textil y diversas áreas de producción, para crear así en conjunto todos mis productos.

Materiales sustentables, el trabajo hecho a mano, la calidad, el detalle, el amor a cada creación para entregárselos a cada uno de estos seres pequeñitos llegados recién a este mundo. Lo más importante para mí es crear productos sanos y seguros, hechos con madera natural, real, nativa para entregar esa conexión y conciencia de pequeñitos, y el amor y cuidado con nuestro planeta Tierra.